LA CANTANTE CALVA, EUGENE IONESCO




MARÍA RENÉE BATLLE


ARGUMENTO:

Una pareja inglesa, el señor y la señora Smith, platican el uno con el otro. Mary la sirvienta, entra al juego por breves instantes, primero anunciando la visita de los señores Martin, luego en un monólogo para desmentir una situación compleja, y luego para intentar entrar en la charla de las dos parejas con el Capitán de los Bomberos, personaje que entra a mitad de la plática entre las dos parejas.

La conversación es ilógica e incoherente. Entre los cuatro se cuentan anécdotas que deberían llevar a una moraleja, pero cuyo contenido es descabellado. La obra termina exactamente en el lugar del inicio y la única alteración está en el cambio de personajes: en lugar de comenzar con los señores Smith, se inicia con los señores Martin.

COMENTARIOS PERSONALES:

Una obra desarrollada en un ambiente cotidiano, cómico pero absurdo, donde los personajes parecen no escucharse los unos a los otros; hay carencia de comunicación, como representando cínicamente a nuestra sociedad actual, donde cada quien desea ser escuchado y para serlo, se alza la voz, se establece un diálogo de sordos, una conversación llena de malentendidos y contradicciones. Esta obra está llevada a su máximo absurdo, en situaciones y diálogos extremadamente ridículos, donde el lenguaje carece de formalidad, de secuencias naturales, llevando al lector a cuestionarse quiénes somos y cómo nos relacionamos con el mundo de afuera. Hay contraposición de palabras, las cosas parecen ser contradictorias, ya que son y no son al mismo tiempo: “El señor y la señora Smith entran por la derecha, sin cambio alguno en sus vestidos”. “Pensamos que debíamos hacerles los honores a que tienen derecho y, en cuanto supimos que querían hacernos el favor de venir a vernos sin anunciar su visita, nos apresuramos a ir a ponernos nuestros trajes de gala”. Hay también frases que carecen de relación las unas con las otras, en diálogos ininteligibles: “Prefiero un pájaro en el campo a un calcetín en una carretilla”. Es preferible un bife en una cabaña que leche en un palacio”. La casa de un inglés es un verdadero palacio”.

El lector que lo lee por primera vez seguramente sentirá desconcierto ante la obra. La exageración de los diálogos y las excentricidades de las dos parejas, sin caer en lo grotesco, no ha de haber sido una tarea fácil para Ionesco. Todo se desarrolla en un ambiente inglés: “interior burgués inglés, con sillones ingleses. Velada inglesa, el señor Smith, inglés, fuma su pipa inglesa y lee un diario inglés, junto a una chimenea inglesa…etc.”

La cantante calva, ausente en escena, solamente es mencionada en una frase. Es una obra divertida con mezclas irónicas. En palabras de Rafael Gumucio: “El autor sostiene que la existencia es absurda y el lenguaje oral solamente incomunica a los seres humanos”.

La obra inicia con los señores Smith comiendo; ella comienza a narrar de una manera risible y carente de sentido, lo que pasa por su cabeza. Él solamente responde con un chasqueo de lengua. Así pasan la velada, en una contínua repetición de papeles: ella diciendo incoherencias artificiales, y él leyendo y chasqueando la lengua. El desenlace de la obra es la que lleva al “crescendo” interpretativo. Cada quin habla con mayor fuerza, con frases cada vez más incoherentes, hasta que parecieran pelearse por las palabras “en el colmo del furor”.

El conflicto es ser escuchado y la falta de comunicación entre unos y otros. Los diálogos y los hechos no representan la realidad de una interacción social, por lo que carece de realismo. El discurso como dije anteriormente, es exagerado, incompleto, sin sentido, burlesco, irónico. Los personajes son superficiales, obedeciendo a características comunes sacadas de un mismo patrón, sin alteraciones de los unos con los otros. En ciertos espacios hay monólogos, como por ejemplo al inicio de la obra, donde la señora Smith habla y el señor Smith lee y chasquea la lengua. Mary es el único personaje que interpela al público intentando dilucidar una situación donde impera la confusión.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo siento, pero a mi no me gustó, la leí dos veces, y aun así nada que ver...

Luceta

Juan J. Carrasco dijo...

María,... María, uno de los mas grandes de todos los tiempos se convirtió en personaje principal en la tragedia de su vida, como habrás sabido - antes que yo - hablo de Federico, de Federico García Lorca.
Tu culto lenguaje y estudio, hablan de una vida entusiasmada por la vida, bebes poco a poco, pero sin parar... me voy a convertir en asiduo visitante tuyo.
Con mi respeto y admiración.
Juan J. Carrasco desde MisReflexionesLibres
Con tu permiso enlazo con mi Blog con el tuyo para los que me visiten disfruten de tus dos magníficos Blogs.

Astaroth dijo...

Sinceramente amo esta obra. No sé por que al anónimo de primero no le gusta. QUizas se vé reflejad@ en ella y no lo quiere aceptar. Quizas sea un Señor o señora Smith o Martin sin saberlo ^^

Anónimo dijo...

miku:
mm.. la obra tiene sus partes divertidas pero al ser absurda mucha gente no la comprende y por eso no les gusta .. yo simplemente la encontre interesante

Anónimo dijo...

La verdad me pareció una verdadera mierda , que mundo más absurdo , de partida no hay un tema en concreto, se desvía la obra con las entradas de la sirvienta o el bombero, pero, en fin la obra no tiene sentido es algo muy estresante leerla...

Anónimo dijo...

Existen personas en el mundo que no pueden salir de lo cotidiano y lo "normal", no entienden lo escrito por que no tiene un sentido, es exactamente lo que quiere mostrar el autor, Lo cotidiano te lleva a NO PENSAR !! ;)

Monid Leontesinos dijo...

Eugéne Ionesco es un verdadero retratista, no de la vida Inglesa, ni de la opinión francesa acerca de la vida inglesa; sino de la humanidad en general; en su aspecto cotidiano, ridículo y vacío.
Me llaman la atención los comentarios anónimos que descalifican a la obra y me recuerda mucho aquel célebre ensayo de José Ortega y Gassete "La deshumanización del arte". En el que Gassete habla acerca del espectador neófito, que al encontrarse frente a un arte nuevo y no tener la capacidad de racionalizarlo se siente profundamente herido y ofendido por la obra; pues constituye un ataque a su intelecto y la mejor forma de defenderse es diciendo "No me gusta, es terrible", en lugar de tratar de comprender la propuesta del autor...

 
Home | Gallery | Tutorials | Freebies | About Us | Contact Us

Copyright © 2009 MUCHO TEATRO |Designed by SoluTec |Converted to blogger by BloggerThemes.Net

Creditos:

SoluTec, Shanty