3/02/2008

EL JARDÍN DE LOS CEREZOS, ANTON CHÉJOV


MARÍA RENÉE BATLLE

ARGUMENTO:

Ljubov Andréjevna regresa de París después de cinco años de haber dejado su casa y su tierra natal, Rusia. Se fue huyendo de la trágica muerte de su hijo Grisha de 7 años de edad. Esta pérdida se da después de que su esposo muere, seis meses antes. Se va a París con su amante, quien la abandona por otra mujer. Ella intenta infructuosamente de suicidarse.

Andréjevna ha invertido mucho dinero en el viaje y con tanto despilfarro, se va quedando sin dinero. Ania, su hija de 17 años, es cuidada por una institutriz –Scharlotta- quien la trae a casa. Los descontrolados gastos de la madre han generado enormes deudas familiares, que se suman a la improductividad de sus propiedades en Rusia. Estas deudas han generado intereses que no puede Andrejévna pagar. De no pagarse pronto, un famoso jardín de los cerezos, orgullo de la familia, será subastado un día próximo de agosto.

En estos largos años de ausencia, la casa ha sido regentada por Vania, de 22 años, hija adoptiva de Andréjevna. Vania también ha sido la que ha cuidado en todo este tiempo a Ania y al hermano de Andréjevna, Goeb, de 52 años. El grupo incluye a un viejo mayordomo de 86 años y a la criada Dunashia y a otro enorme número de criados.

Lopajin, comerciante de origen campesino, enriquecido por sus hábiles negocios de prestamista, compra la propiedad en subasta. Pareciera estar interesado en amores con Vania, más nunca se le declara, a pesar del interés de ésta hacia él. Antes de la compra, intenta interesar a la familia para que reviertan la situación y salven el cerezal, pero en lugar de escucharlo, lo ridiculizan y no le ponen atención. Nunca trató de quitarles la propiedad, sino de ayudarles.

Toda la familia llega al encuentro de este significativo regreso a la casa paterna. El encuentro es emotivo y todos reviven los recuerdos del pasado. Organizan una fiesta donde todos se divierten, el tiempo pasa y nadie actúa. . La compra de Lopajin del jardín de los cerezos causa el rechazo de la familia. Así, Andréjevna decide retornar a París, donde la espera el antiguo amante –enfermo- quien la reclama para sí.

Su hermano Goeb quedará empleado en un banco, su hija Ania seguirá estudiando, y alimenta sueños de ayudarla al finalizar sus estudios. Varia destrozada, pero resignada, encuentra un trabajo nuevo en una propiedad vecina. Una nueva vida comienza para todos. Es octubre, cierran las puertas de la casona que quedará vacía y los carruajes que parten hacia nuevos destinos. El golpe de las hachas da por tierra el viejo cerezal. En el silencio de la casona se escuchan pasos lentos, son los del viejo Firs, quien ha sido olvidado. Está enfermo, cansado y sin fuerzas.

COMENTARIOS PERSONALES:

Obra en cuatro actos cuyos orígenes son la historia social de Rusia: decadencia social y económica. Los personajes son de la vida diaria, -obra realista, pragmática- personas que como todo el mundo, han tenido un pasado, en este caso, glorioso y lleno de abundancia económica y que por razones de falta de organización y planeamiento, lo van perdiendo todo. La acción se desarrolla en la propiedad de Ljubov Andréjevna, en Rusia.

La principal protagonista, Andréjevna, la veo como una mujer débil, quien afronta su destino con poco raciocinio. Abandona a sus hijas y su tierra natal, por huir con un amante que se aprovecha de ella hasta el último momento. Su hija Ania, quizá por ser muy joven, es idealista, llena de ilusiones y proyectos futuros. En ella se percibe la fuerza. No así en Varia quien se la vé deprimida y no toma el destino en sus manos con valentía. El amante, quien no juega un papel protagónico, es un personaje ausente. No encuentro ningún personaje heróico, aunque la mayoría sino todos, aceptan su destino final.

Los viejos muebles que se van describiendo a través de la obra parecieran símbolos de todo el pasado, de los recuerdos, de la familia cuando aún permanecía unida y quizá de una época más gloriosa, donde el dinero abundaba a manos llenas y no habían problemas de deudas que solventar.

No hay grandes peripecias, diría que la obra se desenvuelve en una cotidianeidad que a mí personalmente, me pareció aburrida. Hay muy pocos diálogos exaltados y poéticos, y si los hay, son muy pocos. Sin embargo, esos pocos diálogos resultan de una gran belleza poética y tienen gran fuerza.

La única traición que existe en la obra es la del amante hacia Andréjevna. No hay injusticias. La vida misma si se puede justificar como injusta, pero me parece que los personajes son víctimas de sus propios actos.





.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

No olvidemos al mayordomo que queda en la casa encerrado, como un signo de lo que fue y queda...
olvidado para siempre... creyendo todos que estaba en el hospital ...
es la permanencia ...

Luceta

jordicine dijo...

Ese mayordomo 'mueble'. Ja ja ja. Bueno he vuelto a pasar por aquí. Viendo lo bien que tratas el teatro. Puedes recordarme el nombre de tu otro blog? Un beso.

miriluce dijo...

Firz, el mayordomo de 87 años, no se puede pasar por alto. Su figura apacible deambula por escena. Él todo tiempo procura el cuidado de los que ama (en lo que le atañe) y mantiene el recuerdo permanente del pasado añorado por sus antiguo amos (ahora es libre, pero decidió hace muchos años que las cosas no cambiaran, a pesar de haber alcanzado la libertad, que al igual que él viven más de remembranzas que del presente.Entiendo que en firtz, hayamos una metáfora ( por así decirlo)de toda la obra. Puesto que finalmente muere como todos los aires de grandeza de la familia a la cual sirvió en época de abundancia.

Anónimo dijo...

Una historia personalmente carente de emoción algo monótona, pero me impresionó el bello lenguaje lírico de Chejov.

Anónimo dijo...

Alguien me puede decir que rool cumplia en el cuento Scharlotta Ivanovna,Semion Panteleevich Epijodov,Duniascha ,Firs y lascha ?


El Patito dijo...

DISCULPE MI SINCERIDAD. PERO MUY INCOMPLETO EL ANÁLISIS, JUSTIFICADO TOTALMENTE POR UNA FRASE PERTURBADORA: "No hay grandes peripecias, diría que la obra se desenvuelve en una cotidianeidad que a mí personalmente, me pareció aburrida". ES ABURRIDA ÚNICAMENTE PARA ALGUIEN QUE NO TIENE LA CAPACIDAD DE LEER LO QUE NO ESTÁ ENTRE LINEAS, PARA ALGUIEN SIN SENSIBILIDAD Y VAGO A LA HORA DE ANALIZAR. USTED QUE ESTUDIA EL TEATRO O POR LO MENOS ES INTERESADO EN EL TEATRO, LE PROPONGO QUE VUELVA A LEER Y RELEER LA OBRA. VA A NOTAR QUE HAY PERIPECIAS MONUMENTALES Y QUE LOS DIÁLOGOS ENCIERRAN LA POESÍA DE LA VIDA MISMA, EL SER O NO SER, EL CREER O NO CREER, EL AMAR POR AMAR Y LA BANALIDAD QUE ENVUELVE AL MUNDO OCCIDENTAL DESDE EL COMIENZO DE LA GLOBALIZACIÓN. SUTILEZAS EN LA VOZ DE CHEJOV, UN VISIONARIO. RECOMIENDO LEERLA Y RELEERLA. Y ANALIZAR UNO MISMO CADA PERSONAJE, PREGUNTARSE: ¿QUÉ ES LO QUE QUIERE DECIR CON ESTO? ¿PARA QUE LO ESTÁ DICIENDO? ¿QUÉ LE PASA POR LA MENTE Y EN SU CUERPO?, ETC. NOS VAMOS A IR DANDO CUENTA QUE CADA PERSONAJE ES UN UNIVERSO MAGNIFICO, AL CUAL LE PODRÍAMOS ESCRIBIR UNA OBRA DE 4 ACTOS ENTERA A CADA UNO DE ELLOS.

Anónimo dijo...

fumate una chala que esta todo bien oi oi oi oi oi oi oiiii

Rose dijo...

Que bueno la iniciativa de querer analizar esta obra pero considero de que carece de muchos aspectos como la contextualización en la época de la obra, los simbolo, el análisis de cada personaje.

Anónimo dijo...

No fue una premonición de la venida del comunismo? La finca no es una alegoría de Rusia? Las clases superiores acaban destruidas, los más jovenes (las hijas) están arruinados y tienen que trabajar en el nuevo orden, pero éste es destructivo y arrasador (destrozan la finca), y también es inmoral y cruel (el sirviente ha medrado con la usura)

Dr. Driller Killer dijo...

Los personajes soñadores no tienen cavida en este mundo que viene. Liuba, arruinada tendrá un final desgraciado. Y más desgraciado en parte porque arrastra a Ania con ella. Firs, soñador también, muere, epidojov y duniasha, que están enamorados tienen un futuro incierto también.
Los personajes realistas (Lopajin, Varia incluso Petia) tienen futuro y trabajo pero son infelices también, precisamente por esa falta de sensibilidad, de sentimentalismo.