3/02/2008

DELITO EN LA ISLA DE LAS CABRAS, UGO BETTI




MARÍA RENÉE BATLLE

ARGUMENTO:

Ágata había quedado viuda y vivía en una casa aislada, en medio de un brezal, con su hija Silvia y su cuñada Pía.

De pronto se presenta en sus vida un personaje, Ángel, quien decía había conocido al difunto esposo de Ágata y que antes de morir le había prometido cuidar y velar por su familia, especialmente de su viuda Ágata. A pesar de ser un total desconocido, lo dejan entrar. Desde el principio se nota que este personaje se viene a instalar en la casa de ellas sin aportar ningún beneficio: no trabaja, no ayuda en los quehaceres, a pesar de vivir con tres mujeres desamparadas y solas.

El hombre empieza a seducirlas una a una. Silvia, la menor (sobrina e hija respectiva) se ha percatado de los amores ilícitos de su madre y tía con Ángel. Decide por cuenta propia matarle, sin embargo el móvil principal es que ella se había enamorado también de él.

No lo mata. El las tienta para que vivan una relación incestuosa a puerta cerrada (los cuatro) y ellas al principio lo permiten, sin embargo, al final de la obra es Ágata quien premeditadamente lo lanza al pozo, le quita la escalera y lo deja morir de asfixia.

COMENTARIOS PERSONALES:

Una obra que mantiene el interés constante. Está escrita con mucha simpleza y naturalidad lo cual hace que se lea muy rápidamente.

La obra es un drama psicológico magistral. El personaje de Ágata es el más intrincado y oscuro. Madre de Silvia, no le importa que esta se percate de su relación con Ángel. Verla crecer como mujer significa para ella tener una contrincante en su relación con Ángel. Sabe que Ángel pondrá sus ojos en su hija y le estorba tanto, que desea se vaya del lugar lo antes posible, tratando de sacársela de encima. No le importa ni el sufrimiento de la hija ni sus recriminaciones ni la habladuría de las gentes del pueblo. Es un personaje oscuro, amargo, cruel, retorcido, que al final, con tal de quedarse con Ángel, lo mata y se queda junto a su cadáver por toda la eternidad, luego que se ha ido su hija y su hermana.

Pía es una mujer sola, hastiada y cansada de vivir en este aislamiento. Cayó en la tentación de meterse con Ángel aun a sabiendas que también compartía cama con la hermana. Sin embargo, a la hora del crimen, la sacude fuertemente su conciencia y desea ayudar a Ángel a salvar su vida. Es interesante cómo siendo una mujer de carácter débil, trata de tapar su conciencia aislándose del lugar, como si el irse significara quitarse la responsabilidad de su muerte “¡Yo me voy! ¡Yo me voy!” Ponerle la tapadera encima al pozo también es una forma de acallar su conciencia. Sabía que estuviera donde estuviera, siempre llevaría a cuestas la responsabilidad de la muerte de Ángel “Se oye desde cualquier rincón. También se oye desde la carretera; si pasa alguien, lo oye sin duda” Era ella misma quien no podía obviar su crimen.

Silvia es una joven mujer que apenas está despertando a la sexualidad y a la vida. También Ángel ejerce una rara influencia sobre su psique, logrando éste que ella se enamore de él. En este personaje se vé la voz de la inocencia, de la vergüenza en cuanto a los actos de los tres (tía, madre y Angel) y se siente muy embarazada de pensar que en todo el pueblo se comenta sobre ellos, incluso se sospecha de ella misma en un momento donde ella aun no ha participado de este “intríngulis” amoroso.

Quiere convencer a la madre; en un momento de calma, claridad y madurez, le dice a la madre que esa situación no es buena, que debían apartar al hombre de su casa y dejarle marchar. Pero Ágata se niega en todo momento a escucharla y la desvaloriza en pensamiento y sentimiento. Es más, le dice que es mejor que ella se marche y que viva su propia vida. Silvia termina metida en el mismo engranaje que las otras dos mujeres y se deja seducir por Ángel. Pero primero lucha por no hacerlo: primero al hablar con su madre y luego intentando asesinarlo.

Otro personaje oscuro es Ángel. Llegó a esta isla con todo el mal propósito de vivir a costa de estas tres mujeres solas y abandonadas. Se aprovecha de ellas en todo sentido: económico, mental y sexual. Logra una influencia extraña sobre las tres. Todas sucumben a sus encantos y él se aprovecha de la situación de la mejor manera. No trabaja y vive a expensas del trabajo de ellas. Tiene poder de persuasión y convencimiento. Pero en el fondo, no quiere a ninguna. Es un hombre cruel, aprovechado, cínico y sinvergüenza.

Lo único que me hace pensar en la tentación y la caída de estas mujeres es la soledad en la que viven, sin ningún estímulo de ninguna clase. Sus vidas se reducen al trabajo. El hecho de ser vistas por un hombre como Ángel es lo único que les confiere a sus vidas un poco de placer y felicidad, aunque el precio a pagar sea tan alto. Todas saben que hacen mal, no sólo por el hecho de tener a un hombre desconocido viviendo con ellas, sino porque todas están enteradas de que las tres mantienen relaciones con él. A pesar de la situación en que ellas mismas se han puesto, saben lo que hacen. Ágata (la más oscura) logra reconocer que “poco faltaba, y nos crecía el pelo en el cuerpo como a las cabras y nos poníamos a andar en cuatro patas”. Podría referirse a que se estaban convirtiendo en animales o bien que se parecían al “macho cabrío”, demonio, por sus pecados.

Es claro que Ágata en un intento por deshacer esta situación, prefiere deshacerse de él con la muerte. Pero no quiere renunciar a él. Ella bien sabía que su hija Silvia por ser joven iba a ser la preferida y no quiso cedérselo. Ella prefería que muriera a compartirlo o perderlo. Y se quedó con él aun pagando el precio de tener que matarlo: “seguiremos llamándonos y luchando durante toda la eternidad”

Hace alusión a un episodio pasado cuando dice “para mí las manos rojas, la vasija de sangre, la muerte, la carne, la tierra, para mí estos sudores, esta condenación”. Se sabía pecadora y paga el precio por serlo: “Esto es precisamente lo que me da tranquilidad: saber que recibiré lo que me corresponde”

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que Angel se metio con las tres, y la madre mata a Angel por accidente, pues pretendía quedarse con él y fingió el asunto para espantar a la hermana e hija, pero le salio mal la jugada.

Luceta

Anónimo dijo...

Comparto con vos el pesamiento. Y por cierto, Pia no es hermana de Ágata sino de Enrique, el difunto esposo.

=)

Alma dijo...

a quièn corresponda
necesitarìa el libreto "delito en la isla de las cabras" no tuve oportunidad de ver la obra y con mi grupo de teatro estamos buscando hace tiempo ese guiòn para poder representar algunas escenas en el taller de teatro al cual asisto
desde ya les agradecerìa mucho si pueden facilitarme el libreto

Jorge dijo...

Muy buena la crítica. Vi esta obra hace ya unos años y el texto es impresionante. Ahora vivo en Venezuela y estoy buscando el libreto como loco y no hay forma de conseguirlo. Saben de algún sitio donde se pueda descargar? habría forma de enviarlo?
Mil gracias por anticipado y saludos